sábado, 1 de junio de 2019

ALAJÚ y FRUTA


     Con el nombre de alajú se conoce en moratalla a un dulce con forma de torta elaborado a base de miel, un pan especial, especias y a veces almendras, y cubierto de dos obleas por ambos lados de la torta. Diversas variantes de alajú son tradicionales en Castilla, especialmente en Cuenca, y en algunos pueblos de Valencia como Ademuz. En estos lugares cambia ligeramente la forma de elaborarse, así como las especias y algunos materiales como piñones o nueces, pero la apariencia en todos ellos es prácticamente la misma.

     Evidentemente, en este blog vamos a contar cómo elaborar el alajú moratallero, y también su dulce hermano conocido en el pueblo como fruta, que difiere ligeramente del primero en unos mínimos detalles, básicamente en que la base del primero son unos roscos especiales horneados y la base del segundo son unas finas tortas fritas. Ambos dulces son típicos de las fechas navideñas, aunque desde aquí recomendamos su consumo en cualquier época del año, pues la miel con la que se elaboran es un alimento muy beneficioso para nuestro cuerpo y muy abundante en nuestro pueblo.

INGREDIENTES DEL ALAJÚ:

     - 1 vaso de agua
     - 1 vaso de aceite
     - 1 pizca de sal
     - 1 kg de harina
     - 1 kg de miel
     - 1 copa de anís cazalla
     - Raspadura de limón
     - Canela
     - Un poco de matalauva (opcional)
     - Obleas
     - Medio kilo de almendras (opcional)

ELABORACIÓN DEL ALAJÚ:

     1- Para empezar hemos de elaborar los roscos que van a ser la base del dulce. Para ello mezclamos el agua y el aceite con una pizca de sal y le vamos echando harina hasta que se forme una masa de consistencia ligeramente dura. Esta masa la disponemos en una llanda en forma de caballones finos y los horneamos hasta que cojan un poco de color. Se deberán quedar como sequillos. Cuando los tengamos hechos los dejamos reposar hasta que estén bien fríos (incluso a veces era tradicional dejarlos dos o tres días en un saco de tela en la despensa). Llegado este momento los trituramos muy bien (o los pasamos por el molinillo con filtro gordo), de forma que quede un granulado de este "pan" duro.

     2- Cuando tengamos preparada esta base, ponemos a cocer la miel a fuego lento hasta que coja "el punto". Esto de "el punto" es bastante difícil de explicar, pero para que tengamos una referencia, cuando echemos una gota en el borde de un plato debe sonar como un "clinc" muy leve. No debe estar ni muy blanda ni muy dura. Pues bien, una vez que tengamos pillado el punto, le añadimos todo el rosco molido, la raspadura de limón, la canela, matalauva (si queremos) y el anís, y lo apartamos del fuego. Removemos muy bien con una cuchara de palo y un buen brazo (pues la consistencia debe ser bastante dura). En algunas casas incluso se tiene la costumbre de tostar una cáscara de naranja en la lumbre (o se deja secar al sol durante los días previos) y se le espizca bien fina a la mezcla. Podéis probarlo si queréis.

     3- Si queremos ponerle también almendras, previamente habrá que escaldarlas, pelarlas, partirlas a lo largo en cuatro trozos y tostarlas un poco en el horno. Una vez que estén así, las incorporamos a la mezcla junto con todo lo anterior.

     4- Cuando tengamos bien mezclado todo, vamos depositando las obleas sobre una mesa y extendemos con las manos unas dosis de este preparado, con cuidado de que quede homogéneo y fino y de que no rompamos las obleas. A continuación se pone la oblea de arriba y vamos apilando las tortas de alajú, poniendo una tira de papel entre ellas para que no se peguen. Cuando tengamos una altura considerable, le ponemos un peso encima y damos comienzo a otra nueva torre hasta que se nos acabe la masa.

     5- Una vez que se enfríen, ya estarán listas para comer. Y no tengáis prisa en gastarlas, pues se conservan estupendamente durante largos periodos de tiempo.

INGREDIENTES DE LA FRUTA:

     - 6 huevos
     - 1 litro de aceite de oliva
     - 1 kg de harina
     - 1 kg de miel
     - 1 copa de anís cazalla
     - Raspadura de limón
     - Canela
     - Un poco de matalauva (opcional)
     - Obleas
     - Medio kilo de almendras (opcional)

ELABORACIÓN DE LA FRUTA:

     1- Para empezar vamos a elaborar las tortas. Para ello batiremos los huevos y le añadiremos el anís y la harina. Cuando tengamos esta masa bien mezclada, hacemos unas tortas muy finas que iremos friendo en una sartén amplia y con abundante aceite a fuego medio. Cuando hayan cogido color y estén crujientes las sacamos y les escurrimos muy bien el aceite. Una vez que se hayan enfriado las desmenuzamos y las dejamos reposar en una bolsa de tela para que terminen de soltar el aceite que les pueda quedar.

     2- A partir de aquí, su elaboración es idéntica a la del alajú, por lo tanto podemos seguir los pasos 2, 3, 4 y 5 del apartado anterior.



2 comentarios:

  1. Hola y gracias por la receta. ¿Sería posible comprar online las obleas que utilizáis para el Alajú? Muchas gracias y saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no lo sabemos a ciencia cierta. Probablemente sí, es cosa de investigar.

      Eliminar

JABÓN CASERO DE SOSA

MATERIALES:     Para el jabón básico (para uso corporal, para lavar la ropa, para fregar cacharros,...)     - 1 litro de aceite de cocina u...

Las recetas más populares: